Netflix Kitchen Stories: Somebody Feed Phil

¿A quién no le gusta comer y viajar? Philip Rosenthal trae a Netflix todo un espectáculo en el que muestra su ya conocida devoción por la comida y revaloriza las experiencias que nos ofrece el sentarnos a comer. Prepara la mesa porque os presentamos `Somebody Feed Phil´.



Rosenthal sigue haciendo de sus prácticas culinarias toda una evocación a los sentidos. El productor de la conocida y exitosa comedia `Everybody Loves Raymond´, continúa protagonizando series gastronómicas. Ya supimos de su pasión en una primera entrega, `I’ll have what Phil’s Havin´, donde se dejó ver por España, concretamente en Barcelona.


https://www.youtube.com/watch?v=Zv29Sjt7LnA

Sinopsis


Una serie documental que con sus capítulos nos sumerge en el interior de grandes mercados a la vez que nos atrapa con gustosos mordiscos callejeros. Además de exponernos finos platos de grandes chefs, nos hacen deleitarnos con otros ricos y variados manjares que sin ser tan selectos no tienen nada que enviarle a premios Michelín.


Aunque su pasión por las cosas del comer se inhala en cada capítulo, no solo habla de comida. Rosenthal sabe utilizar la comida como arma experencial, como ese excelente conector hacia la más pura esencia del sabor.


Así, Phil Rosenthal hace gala de la gastronomía y la cultura de los lugares que visita. Las seis entregas tienen como destinos Bangkok, Lisboa, Ciudad de México, Raigón, Tel Aviv y Nueva Orleáns.



¿En qué lugar del mundo te apetece comer hoy?


Comenzamos en Bangkok. Allí, Phil visita su mercado en una barca, y prueba la comida callejera de un barrio chino. El atrevimiento de nuestro protagonista lo hace probar el menú degustación de 25 platos.


En Raigón, vemos a un Phil recolector de tallos de lotos. Descubriremos cómo se prepara el magnífico café vietnamita. Luego, en Tel Aviv compartimos un shakshuka y nos hace ser el público de una particular tienda de hummus que está decorada como una sinagoga


Más cerquita de España, en Lisboa, a Phil le llega la hora del postre, así que prueba uno de los famosos pasteles de nata de Lisboa. Aquí podemos verle disfrutar de un paseo en sidecar por la ciudad. Finalmente, se nos exhibe su cena en el restaurante de un chef en de estrella Michelin.


El show queda sellado en Nueva Orleáns. Phil aprende a comer cangrejo y sigue la tradición de los lunes por la noche de comer alubias rojas y arroz. La temporada marca su final en la Ciudad de México, donde nos encontraremos con el arte de hacer tortillas y el extraordinario mundo de los tacos al pastor.



Críticas


`Comida para Phil´ ha sido criticado por el público extranjero basándose en que el anfitrión no tiene experiencia en cocina ni puede dárselas de guía profesional de los lugares que nos enseña. Esta crítica puede servirnos para recordarnos que esta serie es simplemente un documental que nos hará ver desde los ojos de un turista, los lugares que visita y los rinconces y platos en los que entra para comer.


También ha sido criticado por los ruidos que la producción no silencia durante el documental mientras comen.


Así, con y sin ruidos, esperamos que esta versión reelaborada de su anterior proyecto cancelado de `I'll Have What Phil's Having´, cuente con mayor audiencia y renueve por mas que una única temporada, en este caso en Netflix.