La Gran Muralla, el espectáculo no lo es todo

En muchas ocasiones cuando una película es de dudosa calidad cinematográfica se tiende a justificarla con: sí, pero es entretenida. No todo vale en el cine y esta práctica, donde se antepone el dinero y la falta de criterio a la calidad y la buena praxis no se debería de ejecutar. La Gran Muralla ejemplifica a la perfección lo que antes decía. Es una película mala.

 

¿Habrá a gente que le guste? Sin duda, pero no es un film que pueda llevar la etiqueta de buena película. Evidentemente tiene una calidad mínima y habrá gente que la encuentre realmente entretenida (esto es solo una opinión) Sin embargo, cuando la espectacularidad y el despliegue técnico aplastan a la lógica y a las leyes de la narrativa, tenemos un problema.

 

Aliens contra chinos

 

La gran muralla presenta una sinopsis atractiva, al menos para un público en general. ¿A quién no le llama la atención que unas bestias alienígenas ataquen el monumento más icónico de la Tierra en pleno siglo XV? Hasta ahí estamos de acuerdo en que la película puede resultar interesante, el problema es cuando ves el producto final.

 

El guión y sus miles de agujeros

 

La cinta de Zhang Yimou es un esperpento narrativo de principio a fin. La película presenta un guión con estructura clásica. El paradigma de Syd Field está muy presente en el desarrollo de la trama: una primera parte en la que se plantea un conflicto, una segunda donde hay una confrontación y la parte final con la resolución. El problema es que es un guión completamente nefasto. Las acciones de los personajes no tienen ninguna lógica y todo se basa en las conveniencias de los guionistas. Es como si todo sucediese porque les apetece a los escritores.

 

Hay una gran cantidad de acciones que quedan sin respuesta. ¿Para que existe una gran muralla de cientos de kilómetros si los monstruos solo atacan por un sitio? ¿Por qué los alienígenas no se dan la vuelta y atacan otras poblaciones que no sean China? ¿Por qué no se tiene constancia de esas criaturas en ningún otro lugar del mundo? Solo son algunas de las miles de preguntas que me hice al ver esta película. Y es que es realmente curioso que los locales que supuestamente llevan combatiendo a estos bichos necesiten la ayuda de dos mercenarios que pasaban por ahí y que al final les solucionan la vida. Pero si el guión es malo, los personajes son peores.

 

Personajes de trapo

 

Un recortable de cartón tendría más personalidad que los individuos que interpretan Matt Damon y compañía. Sus motivaciones son tremendamente banales, superficiales y responden a un tratamiento pésimo. Se mueven por la pantalla a base de acciones forzadas sin ningún tipo de química. Todos ellos responden ante estereotipos propios del género.

 

Está el héroe que trata de redimir su actitud, su amigo de dudosa moral que al final se hacer querer, la chica valiente que se enamora del protagonista, el muchacho confundido y vulnerable que se convierte en un mártir y el embaucador que siempre termina mal. La pareja formada por Damon y Pascal trata de introducir la comedia en sus diálogos que, además de no hacer gracia, están vacíos y carentes de emoción o credibilidad.

 

Errores y caos

 

Muchos momentos rompen el sentido de la película al apostar por acciones sobrehumanas para que la dirección pueda lucirse con planos y efectos despampanantes. Si alguno ve la película yo recomiendo analizar la pelea en la niebla cuando empiezan a lanzar hachas dándoles efecto o cuando torean a una de las bestias, para demostrar que han estado en España; un momento espeluznante.

 

Sé que analizar el contexto histórico en una película en la que aparecen monstruos alienígenas es una tontería, pero aún así me siento en la obligación de decir algo: los protagonistas occidentales (obviamente tenían que serlo) van en busca de la misteriosa pólvora negra.Su objetivo es conseguirla para poder comerciar con ella en Occidente.

 

El problema es que en Europa ya existía el uso de pólvora en el siglo XV.  No obstante, estos son detalles que carecen de sentido ante tal montaña de inconsistencia cinematográfica.

 

El espectáculo está bien, pero otras maneras de llevarlo a cabo. La gran muralla falla en todo y estoy seguro de que esta película podría haber sido mucho mejor si no se sacrifica el guión en favor de un despliegue de soldados de colores, más parecidos a los Power Rangers que a chinos de la época.

 

Puntuaciones

 

 

La gran muralla está disponible en .

 

@david_taiko

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: