Gotham (Crítica Positiva)

Comenzamos éste destripamiento de la primera temporada de la serie Gotham, haciendo alusión a su nombre, como bien se lee, pone Gotham, sí..sí Gotham, no Batman. Mucha gente la ha estado criticando porque no aparecia el murciélago por ningún lado, pero ésta gente ha de saber que esta serie no trata de Batman, para eso ya tenemos a Christian Bale y a Ben Affleck.


Después de esta breve introducción comencemos con lo que realmente nos importa.



¿Qué ocurre?


La trama comienza con uno de los momentos más desgarradores y populares de los cómics: el asesinato de los padres de Bruce Wayne. A raíz de aquello, Jim Gordon, ese joven policía recién llegado jura que encontrará a quien mató a los padres de Bruce. Gordon se incorporará al Departamento de Policía de Gotham (DPG) bajo la tutela de su compañero Harvey Bullock, donde también conocerá al extraño forense del departamento Edward Nygma.


Jim digamos que es un tío idealista que cree en la justicia, pero... se dará de bruces con la amarga realidad, una mega corrupción que asola el DPG y Gotham. Con mucho esfuerzo, poco a poco va encerrando ocasionalmente a villanos poco conocidos, y se va labrando un nombre de esta forma conseguirá empezar a limpiar el DPG de corrupción, pero eso sí no será tarea fácil.



Lo bueno de Gotham


Personajes muy creíbles


James Gordon (Ben McKenzie), es el protagonista indiscutible de la historia. Hace el papel de un policía que llega nuevo a la Gotham City Police Department, comisaría corrupta y carcomida por el miedo de las mafias dominantes. Su actuación está bien, sin más. Ha de hacer el papel de tipo duro con las agallas suficientes para ir contracorriente, todo ello sin renunciar a ese lado de buenazo sentimental que todo protagonista empático ha de tener con la audiencia. Sin embargo, hay otros personajes con un fuerte peso dentro de la trama y que están muy bien conseguidos:




  1. Pingüino. Gotham merece ser vista sólo por la genial interpretación que hace Robin Lord Taylor en el papel de Oswald Cobblepot, que acabará convirtiéndose en el malvado Pingüino. Su evolución es hechizante, logra ese punto perverso de hacerte comprenderle y hasta apoyarle, a pesar que es uno de los villanos.

  2. Alfred Pennyworth. Olvida ese mayordomo tonto que viste en alguna película o en los dibujos animados. Aquí Alfred (Sean Pertwee) tiene un pasado oscuro en el Servicio Aéreo Especial de Reino Unido. Fue un gran asesino para sobrevivir y ahora ha de que cuidar al huérfano Bruce Wayne. Y eso es, ni más ni menos, es lo que nos mostrará la serie. Su papel, lleno de ironía y cierta frialdad, está en el equilibrio perfecto.

  3. Edward Nygma. Aunque haya sido tratado como un personaje aislado del resto (y que, parece ir siempre a su santa bola), la construcción del pérfido y calculador Enigma (Cory Michael Smithes apasionante. Se puede llegar a entender tan bien por qué acaba degenerando tanto que... te acabarás preguntando si de verdad no te pasaría a ti lo mismo.

  4. Harvey Bullock. Es un papel que tiene bien medido Donal Logue y, en este caso, se complementa muy bien con el de James Gordon. Harvey es, quien intenta frenar a Gordon en según qué situaciones y, sirve para dar el más que necesitado toque de humor para ambientes con tensión dramática. Es un pilar necesario para que Gordon no se quede cojo. Al fin y al cabo, todo superhéroe necesita su compañero, ¿no?


La idea fundamental de Gotham es retratar la evolución del mundo criminal que se encontrará Batman en el futuro. Así, la idea es que vayamos conociendo el origen de los malos a los que se enfrenta el héroe, pero también la figura del comisario James Gordon o incluso la propia Selina. Algunos con más tino que otros, lo cierto es que Gotham acierta en la manera de enfocar las diferentes historias de esos personajes malvados. Utiliza recursos muy sutiles para ir dándonos pistas de que ese fiscal de distrito (Harvey Dent) apunta maneras para ser Two-Face (Dos Caras).



"El mayor logro de Gotham es poder identificarte con los malos"


Por supuesto, personajes como Pingüino o Enigma son más obvios desde el primer momento. Por ello los creadores aprovechan eso para profundizar más en ellos, para obligarnos a conocerlos mejor. Por ejemplo, en el caso de Pingüino, nos presenta a un joven inmigrante con mucha ambición (modelo del sueño americano) y que, es capaz de ir escalando posiciones entre las esferas de poder, haciendo que la mafia de Maroni se enfrente con la de Falcone y llegando incluso a que Fish Mooney acabe odiándole por trastocar sus planes de dominación.


Si miramos a Edward Nygma, que trabaja en la comisaría como investigador forense, enseguida veremos que hay algo retorcido en su mente, pero actúa con tanta inocencia que parece un niño pequeño.



Lo malo de Gotham


Tramas innecesarias


Por ejemplo, la historia de Fish Mooney en el centro médico de experimentos de Francis Dulchmacher (The Dollmaker) y el desenlace que tiene en los últimos episodios, con Fish llegando en barca a Gotham vestida con atuendo cyberpunk y rodeada de sus nuevos lacayos. Uno puede pensar que esta subtrama sirve para que conozcamos mejor la capacidad de superación y mando que tiene Fish, pero eso ya era algo que sabíamos, por lo que esa historia acaba siendo demasiado pesada.


Por otro lado encontramos al pobre Bruce Wayne, al que han victimizado demasiado. Sin embargo, quiere saber sea como sea quién y por qué asesinó a sus padres, así que decide empezar a investigar por su cuenta al ver que la policía no parece avanzar. Ese contrapunto de niño listillo fuera de lugar en los suburbios de Gotham rechina demasiado con el Bruce que se presenta en la sede de Wayne Enterprises para averiguar qué escondía su padre. Es frustrante que el personaje no se polarice hacia ningún extremo, sino que, por el contrario, no evoluciona como el resto de compañeros.


Respecto a los casos que debe resolver James Gordon, aunque hay algunos más emocionantes que otros, nos sirven para conocer un poco mejor al propio James o a Harvey. El problema reside, en buena medida, que acaban siendo algo predecibles y dan la impresión de forzar a los actores, con reacciones exageradas y a veces poco comprensibles, como que Gordon se fíe de dejar a solas a su ex novia (Barbara Kean), a la que hemos visto sufrir varios traumas, con su actual pareja (Leslie Thompkins).



Personajes que no aportan nada de nada a la historia


Hay otros personajes que, no están a la altura en esta primera temporada. No me pareció muy adecuada la manera de enfocar a Fish Mooney pasada la primera mitad de la temporada. Se nos daba a entender siempre que era una malísima a la que todos temían, pero se limitaba a estar en su bar tapadera sin ejercer un papel activo como el que sí llegan a tener Falcone o Maroni.



Crítica


Como dije antes, esta serie no trata de Batman, sino de las vivencias de Jim Gordon antes de la llegada del murciélago. El personaje de Jim Gordon es el clásico héroe noble y con fuertes principios inquebrantables, pero no se hace destacar demasiado, al menos no tanto como dos de los villanos de la serie, quiero decir, Jim hace un buen papel, el problema es que no evoluciona y es demasiado pulcro, o dicho de otra manera, llega a ser en algunas ocasiones cuanto menos aburrido, menos mal que su compañero Harvey Bullock es casi la otra cara de la moneda y hace de desahogo cómico.


En mi opinión, quienes más ganan en esta serie son los villanos, en especial “El Pingüino y Enigma”.


Enigma es un bonachón brillante pero socialmente marginado y a raíz de esa exclusión social y de un desengaño amoroso, surgirá el psicópata Enigma, capaz de matar y deshacerse del cuerpo sin dejar rastro, "si no hay cuerpo no hay delito".


El Pingüino es quizás el que mejor ha quedado. Psicópata violento que vive con su madre, la cual está muy loca, buscará hacerse con el control del crimen organizado de la ciudad de Gotham. Eso sí, el Pingüino no siempre le acompañará la suerte e incluso cuando habla en serio será el hazme reír. Creo que es el atractivo del personaje, alguien inteligente y calculador pero socialmente ridiculizado.


El primer episodio de la serie comienza con fuerza, una oleada de cameos de villanos importantes de la mitología Batman: El Pingüino, Catwoman, Enigma... La cosa no acaba ahí, en siguientes episodios veremos a Dos Caras, Hugo Strange, Capucha Roja, Espantapájaros, Máscara Negra, el Fabricante de Muñecas e incluso un posible Joker. En ocasiones aparecen villanos muy poco conocidos como Ogro o Balloonman.


La serie flojea durante su mitad, perdiendo la gracia, por suerte termina su primera temporada de forma emocionante y dejando más preguntas que respuestas.


Como acabo de decir, la serie flojea durante la mitad, y trata algunas tramas de forma rara, pero no por ello es motivo suficiente para tacharla de mala. Es entretenida y llena de guiños para esos seriéfilos amantes del cómic y tiene una buena base. Listo para ver la segunda temporada.


En cambio, aquí tenéis una opinión totalmente opuesta. Como siempre, para gustos los colores.


Para terminar de conveceros os dejo aquí el trailer: