El Fotógrafo de Mathausen. Mejores Películas Históricas Netflix

El Fotógrafo de Mauthausen es una película española, estrenada el 26 de octubre de 2018. Basada en hechos reales, cuenta la historia de Francesc Boix. Este personaje es un combatiente republicano español y fotógrafo que fue internado en el campo de concentración de Mauthausen durante la Segunda Guerra Mundial.

 

¿Quién era Francesc Boix?

 

Francesc Boix Campo fue un fotógrafo y militante comunista español. Luchó en el Ejército Republicano durante la Guerra Civil Española y durante la Segunda Guerra Mundial estuvo internado en campos de concentración nazis.

 

Durante su estancia en Mauthausen realizó un gran número de fotografías que en la posguerra fueron utilizadas para inculpar a dirigentes nazis y miembros de los campos de concentración.

 

Su padre era sastre y le transmitió a su hijo su pasión por la fotografía. Durante su juventud fue un militante de las Juventudes Socialistas Unificadas de Catalunya. Durante la Guerra civil española actuó como fotógrafo de la revista Juliol y en 1938 combatió en la 30.ª División del Ejército de la Segunda República Española.

 

En febrero de 1939 se exilió en Francia y fue internado en los campos de Vernet d'Ariège y de Septfonds. De allí salió para formar parte de una compañía de trabajadores extranjeros, integrada en el Ejército francés y también participó en la Resistencia francesa. 

 

Su estancia en Mathausen

 

En mayo de 1940, como muchos españoles fue prisionero de las fuerzas alemanas que invadían Francia.​ Tras pasar por el Campo de prisioneros de guerra donde aprendió alemán,​ a principios de 1941, lo enviaron al Campo de concentración de Mauthausen-Gusen en Austria. En el III Reich, murieron dos tercios de los más de 8.000 españoles allí internados.

 

En Mauthausen, Francesc Boix registrado con el número 5.185, declaró que su profesión era la de fotógrafo y que sabía alemán. Por intercesión de otro español, Antonio García, trabajó la mayor parte de su periodo de internamiento en el laboratorio fotográfico que la Administración del campo Erkennungsdienst.

 

Hasta 1945 consiguió ocultar un importante número de negativos que mostraban aspectos de la cruda realidad del campo y de las prácticas de exterminio de los presos. En muchas de ellas aparecían también los rostros de los SS responsables del campo y de altos jerarcas del nazismo que lo visitaron. Francesc Boix también realizó muchas fotografías de Mauthausen tras la liberación y fue testigo en el juicio de Nuremberg.

 

Vida después de la muerte

 

Tras su liberación de Mauthausen, Boix trabajó en Francia como reportero gráfico para la prensa cercana al Partido Comunista Francés.​ Si bien, al concluir la contienda mundial y regresar a París, se encontró con el rechazo del Partido Comunista Francés, que dominado por estalinistas, consideraba perdedores a los prisioneros de los campos de concentración.

 

Como el partido no tenía interés en las fotos de Francesc Boix, éste optó por publicarlas por su cuenta. Las fotos fueron publicadas finalmente en la revista Regards, causando una gran conmoción.


Resultado de imagen de el fotografo de mauthausen

Francesc Boix fue testigo en dos procesos contra criminales de guerra nazis: ante el Tribunal Internacional de Núremberg testificó contra altos jerarcas nazis, como Ernst Kaltenbrunner y Albert Speer.

 

Cuando el general de las SS y responsable de la Gestapo, Kaltenbrunner señaló en su declaración que las fotos de Boix eran un montaje, el fiscal francés mostró los negativos salvados por Boix donde se aprecia a Kaltenbrunner junto al líder de las SS, Heinrich Himmler.

 

En su declaración fueron proyectadas algunas de las fotografías que habían sido preservadas de la destrucción en Mauthausen.​ Boix también declaró en el proceso estadounidense celebrado en Dachau contra 61 acusados de crímenes en Mauthausen y también allí fueron mostradas sus fotografías.

 

Francesc Boix falleció finalmente en París a la edad de 30 años, probablemente debido a una enfermedad renal relacionada con su periodo en Mauthausen. Fue enterrado en el cementerio parisino de Thiais.

 

Si os interesa saber qué pasó con los negativos de Boix, son propiedad de la Associació de l'Amical de Mauthausen los cuales han sido depositados en el Museo de Historia de Catalunya.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: