Chambers. Mejores Series de Terror Netflix

Netflix le ha cogido el gustillo a las series sobrenaturales y de terror y no es para menos. Tras el éxito de la serie , ahora se anima con Uma Thurman y Chambers.


Chambers (2019)

¿De qué va Chambers?

 

Es obvio que es una serie de terror pero esta vez Netflix cambia un poquito el argumento. Una adolescente a punto de perder la virginidad sufre un repentino ataque al corazón. Sobrevivirá gracias a un trasplante de una chica donante de su edad, fallecida en extrañas circunstancias. Una donación que le permitirá seguir viviendo, aunque nada volverá a ser como antes. Todo ha cambiado, por dentro y también por fuera. Parece ser, ese órgano extraño que ahora late en su pecho esconde más secretos de los que jamás hubiese imaginado.

 

Sabiendo todas las normas que regulan los trasplantes, los padres de Becky (Lilliya Scarlett Reid), la donante, van en busca de Sasha para conocerla y ofrecerle una oportunidad única: una beca con todos los gastos pagados en la mejor escuela privada de la región. Ben (Tony Goldwyn) y Nancy( Uma Thurman) sienten que su hija aún vive gracias a ella y llenan el vacío que ha provocado su pérdida agasajándola. Dándole las oportunidades que ya no podrán darle a su hija.

 

Es cierto que el argumento de Chambers, creada por Leah Rachel, no llama mucho la atención. Su historia ya ha sido empleada en diversas ocasiones a lo largo de la historia del cine de terror, con transferencias de órganos, conciencias o miembros ajenos que cobran vida propia.

 

El gran punto positivo de esta serie es la cuidada estética que tiene. Por contra su intención de fusionar tensión y drama adolescente no funciona, no encuentra su sitio. Por no hablar de que el misterio de esta trama avanza demasiado lento.

 

La primera temporada consta de diez episodios. La dirección de estos episodios corre a cargo de  Alfonso Gómez-Rejón, responsable de algunos episodios de

 

Uma Thurman como secundaria

 

Uma Thurman participa como productora ejecutiva e interpreta a un sufrido  y misterioso personaje secundario que alimenta la intriga. Las desigualdades raciales crean conflicto, pero esta línea argumental se desvanece con las primeras intenciones del guión.

 

Chambers puede recordar a . Conforme avanzan los capítulos, descubrimos que gran parte del entorno de Becky forma parte de un grupo de blancos adinerados que buscan controlar la supervivencia de sus cuerpos y almas, cueste lo que cueste.

 

Se han querido meter muchas ideas en el mismo caldero y eso no puede ser bueno. La mezcla de tantos temas a debatir para el espectador, hace que no se concentre en nada concreto. Es una pena que una serie que pinta bien sin ser sobresaliente, acabe despertando las ganas de decir ¡que se acabe ya!

 

Muchos críticos creen que esta serie debería estar compuesta únicamente de seis capítulos, o directamente haber hecho una película. A mitad de la serie, tienes la sensación de que va a ser un final increíble, pero a la que pasas esa franja ves que poco a poco se desinfla.

 

¿Una buena elección?

 

La conclusión que puede sacar la mayor parte de su público será que es una pérdida de tiempo, que los redactores no tenemos. Y por ello os advertimos que ni Uma Thurman, ni Tony Goldwin, ni Lily Taylor logran salvar los papeles de Chambers. Así que sino queréis perder vuestro tiempo, ya sabéis que es lo que no hay que hacer.

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: