Camino a la libertad. Mejores Películas Netflix

Camino a la libertad es esa película que consigue encontrar y reunir todos los ingredientes para conformar una receta exquisita. No hay grandes alardes técnicos, ni espectaculares secuencias de acción, simplemente se encarga de conducir a la trama hacia delante, como sus personajes. The way back es un sufrido viaje que te mantiene pegado a la pantalla durante la larga marcha.


Las películas basadas en historias reales siempre cargan un peso muy grande sobre sus espaldas. La responsabilidad por plasmar la realidad es un enorme peso. Tanto la fidelidad histórica como la narrativa tienen que entrecruzarse con la épica y el entretenimiento cinematográfico. Este tipo de filmes tiene que encontrar la medida ideal entre realidad y ficción, algo que no siempre es fácil.



Fugitivos políticos


The way back cuenta la historia de un grupo de hombres durante su huida de un gulag durante el gobierno comunista de la Unión Soviética. Las presos políticos recorrieron más 6.000 km a pie desde los bosques siberianos hasta la India. Durante todo el trayecto se puede ver las penurias y dificultades que sufrieron para alcanzar la libertad.


El discurso se centra en el personaje de Janusz Wieszczek, un joven polaco acusado de espionaje que es separado de su mujer antes de la Segunda Guerra Mundial. Durante toda la historia él será el líder de este grupo de hombres desesperados por escapar de las garras de Rusia.



Caminante no hay camino


Desde luego, si por algo se puede identificar Camino a la libertad es por no ser una película estática. El continuo viaje a través de todo tipos de territorios hace que los personajes tengan que amoldarse constantemente. El gran problema al que se enfrentan las trip movies es el tener que adaptar a cada paso a sus protagonistas.


Encajar la personalidad y las acciones de cada personaje a las distintas circunstancias y momentos a los que se enfrentan es una enorme carga para guionistas, directores y reparto. La coherencia se debe mantener a toda costa. Camino a la libertad logra mantener esa lógica y encima consigue hacer evolucionar a sus personajes.


Otro de los grandes éxitos de la película radica en su capacidad por dar dinamismo a toda la trama. En ningún momento se atasca o pierde fuelle. El uso de las localizaciones y sus distintos climas es uno de los métodos para mantener ocupado al espectador.


El contacto ocasional con otros humanos y las discusiones entre los propios miembros del grupo también establecen una química que refuerza el discurso y la narrativa. The way back consigue ser reflexiva, épica, filosófica, claustrofóbica, agobiante y melancólica. La película cubre una cantidad ingente de registros y sentimientos.



Grandes recursos narrativos


Camino a la libertad presenta una gran cantidad de recursos. Como explicaba antes, las localizaciones y el clima tienen una gran importancia a lo largo de todo el metraje. El drástico cambio entre estepa y desierto, las ventiscas, los mosquitos, las tormentas, todo influye y modela a los personajes protagonistas. Por supuesto, estos peligros mantienen atento al espectador y le ofrecen estímulos suficientes como para que no pierda la atención durante la película.


Pero estos no son los únicos recursos con los que cuenta The way back. Hay dos personajes que elevan la calidad del metraje. El primero de ellos es Valka, el criminal ruso. El personaje interpretado por Colin Farrell es fundamental para resultado de la historia. Es cierto que Camino a la libertad no cuenta con personajes complejos, pero Valka realiza una excelente labor a la hora de mejorar la narrativa del filme.


Es el factor desequilibrante del grupo, él genera el contraste dentro de los personajes. Es cruel, despiadado y pragmático. No conoce la piedad, pero a la vez es leal. Un verdadero criminal que sigue siendo fiel a Stalin y a su patria. Muchos matices que interfieren y ponen en problemas la huida del grupo, pero que también aportan una gran cantidad de añadidos a nivel guión.


Irena es el otro personaje que marca diferencias. Presentada al espectador a mitad del metraje, el personaje de Saoirse Ronan es una personificación de varios valores. Primero es el desencadenante de varias tramas que se resolverán con el paso del tiempo.


En segundo lugar, despierta sentimientos y acciones que no habían experimentado los demás protagonistas. Por último, introduce mayor dinamismo, al ser una mujer. Un factor que contrasta con la masculinidad vivida dentro del grupo durante la primera parte de la película.



Caminar es un placer


Las sensaciones después de ver esta película son muy interesantes a la hora de establecer un análisis. Sin duda, las penurias y el sufrimiento de los personajes dejan un sabor amargo en la boca del espectador, pero también se sabe introducir momentos alegres que dejan una sonrisa en él/ella. Los espectaculares paisajes glorifican la insólita y cruel travesía.


Lo que es una huida desesperada y una lucha por sobrevivir se convierte en un viaje épico y glorificado. Camino a la libertad son contrastes, porque nada en este mundo es blanco o  negro.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: