$Una película de navideña: Klaus. El origen de la Navidad

Klaus

De sobra conocemos a Papa Noel o Santa Klaus, dependiendo de donde estemos, lo que quizás no tengamos tan claro es el origen de esta icónica figura navideña. En ‘Klaus’ vamos a descubrir como este personaje llego a ser uno de los más queridos por los niños en todo el mundo.

La Navidad está a la vuelta de la esquina, y Netflix, como cada año, lanza su catálogo de películas navideñas para disfrutar en estos días tan mágicos del año. Este año, la película por excelencia viene de la mano de un director español, Sergio Pablos.

De qué va

Jesper es un cartero un tanto vago, al que no le gusta demasiado trabajar. Su padre, el dueño de la empresa de Correos, le manda a Smeerensburg, un pueblecito muy remoto al Norte del Círculo Polar Ártico para poner allí una nueva oficina y le pone un objetivo muy claro: conseguir mandar, en un año, unas 6000 cartas.

Pero esta tarea no será nada fácil, ya que los vecinos del pueblo están enfrentados entre si en dos clanes, y no tienen tan claro eso de mandarse cartas. Con la ayuda de Alva, la maestra del pueblo, y Klaus, un carpintero que vive aislado en el bosque, logrará traer al pueblo la magia de la Navidad.

Animación clásica

Estamos acostumbrados, de un tiempo a esta parte, a una animación 3D, mucho más realista, como nos muestran desde Pixar, Disney, Dreamworks e incluso Illumination, y eso sin hablar de la técnica de captura de movimiento, con la que se han creado maravillas como ‘Las aventuras de Tintín: el secreto de Unicornio’.

Es por eso que, al volver a ver la animación que nos presenta ‘Klaus’, inevitablemente volvemos a nuestra infancia, a esa animación tan clásica y bella en dos dimensiones, esa que se creaba en papel, a través de miles de dibujos, y que después plasmaban en pantalla. ‘Klaus’ es maravillosa en este campo, cuidando todo al detalle, creando un imaginario precioso, con un juego de luces y sombras magnifico y construyendo un mundo mágico por el que sus personajes caminan libremente, desarrollando una historia maravillosa.

¿La típica historia de Navidad?

Pues si y no. Si en el sentido de que todo en ella es paz y alegría, es amor y cariño para el prójimo, y eso no se le puede negar. Pero también es un no, ya que, aunque incorpora esos elementos tan típicos de toda película navideña que se precie, lo hace contando una historia única y emotiva, original a la vez que conocida, con unos personajes con los que empatizas al instante y que se dejan querer desde el primer momento.

Es cierto que algunos de los personajes no están demasiado desarrollados (sobre todo algunos secundarios que aparecen, toman cartas en el asunto, pero no sabemos mucho sobre ellos), pero los que si lo están, son maravillosos. Una historia que nos enseña que un simple acto de bondad puede llevar a cosas magnificas.

Huyendo del sentimentalismo barato

Todos estaremos de acuerdo en que las películas de Navidad pueden llegar a ser bastante ‘ñoñas’, tirando de sentimentalismo barato a cada momento, y buscando la lagrima fácil en el espectador; vamos, lo que vienen siendo películas un poco manipuladoras en ese sentido, aunque eso no sea del todo negativo, no me entendáis mal.

Klaus’ no te deja caer en esa trampa, porque no quiere que sientas pena por nada ni por nadie, simplemente te invita a ponerte en la piel de los personajes, y ser participe de todo lo que viven y de todas las decisiones que toman, ya sean buenas o malas. Una moraleja que más nos valdría llevar a cabo, ya que haría de nuestro mundo un lugar mucho mas bonito en el que vivir.

No te la puedes perder

Y es que no es solo una película para niños, para que solo ellos la disfruten, nada más lejos de la realidad. Es una película perfecta para disfrutar en familia, para volver a reencontrarte con la magia de la Navidad, para empaparte de esa sensación de calidez, y simplemente disfrutar de estos personajes y de sus aventuras. El año pasado vimos el lado más cañero de Santa Klaus con el aspecto de Kurt Russell en ‘Crónicas de Navidad’; este año han optado por un aspecto más clásico, y desde luego, han acertado de lleno.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: