Good Omens. O como impedir el Fin del Mundo

Good Omens

¿Qué pasaría si el bien y el mal se aliaran para impedir el Apocalipsis? Esto es lo que nos plantea 'Good Omens’, y lo hace de una manera un tanto curiosa, quizás no apta para todos los públicos.

Hace ya unos meses llegaba a Prime Video ‘Good Omens', la adaptación televisiva de la novela de Neil Gaiman y Terry Pratchett, de la cual el propio Gaiman ha tenido mucho que ver. Un par de enemigos mortales por naturaleza que se tienen que entender para llegar a un propósito común. ¿Me acompañas en esta aventura?

¿De qué va?

El Apocalipsis está al caer, como Dios manda, y las cosas están bastante tensas. Un ángel, Aziraphele y un demonio, Crowley, se ven abocados a unirse y a entenderse, que es aún más difícil, ya que son enemigos por naturaleza, para evitar el fin del mundo, que viene de la mano de los Cuatro Jinetes del Apocalipsis, por supuesto. Junto a unos amigos, harán todo lo posible para que el mundo, tal cual lo conocemos, no deje de existir.

¿Quién es quién?

Y es que nada mejor que conocer a los personajes mas importantes de esta aventura, ¿cierto?

  • Aziraphele: es el ángel, un tanto inocente, siempre queriendo hacer el bien, e intentando conseguir las cosas por los medios adecuados. Un tanto remilgado. Fan de los libros, regenta una librería antigua.
  • Crowley: el demonio, totalmente opuesto a Aziraphele, pasota, divertido y siempre buscando las maneras más retorcidas de conseguir lo que se propone. Queen parece ser la banda sonora de su vida.
  • Adán: el Anticristo, un niño que no sabe quien es en realidad, y que simplemente quiere pasarlo bien con sus amigos, inventando juegos y pasando de todo lo que tiene que ver con los adultos.
  • Anathema: una autentica bruja, descendiente de Agnes la Chalada, la de las profecías, muy acertadas. Ella es la que da con Adán e intenta impedir, al igual que el ángel y el demonio, el Apocalipsis, guiada por una de las profecías de Agnes.
  • Newton Pulsifer: viene de una larga estirpe de caza brujas (aunque él no lo sabe), y que se mete en esta aventura por el simple hecho de hacer algo diferente con su vida. Es un desastre andante, y no se le dan nada bien los ordenadores.
  • Sargento Shadwell: el último caza brujas, más solo que la una, y que aun sigue pensando que esta organización esta en plena vigencia. Tanto Aziraphele como Crowley echan mano de él cuando necesitan solucionar algo con los humanos. Es un cascarrabias.
  • Madame Tracy: vecina del señor Shadwell, con un negocio un tanto sordido, pero que también se dedica a la ‘magia’, ya que dice ser médium. Será importante para el transcurso de los eventos que nos tratan (y divertida, por cierto)
  • Gabriel y Belzebub: un arcángel y el señor de las Tinieblas, respectivamente. Ambos intentan acabar con el mundo, no sin antes tener una guerra intensa con su enemigo mortal.

Fiabilidad, ante todo

No sé vosotros, pero yo soy muy quisquillosa para estas cosas, y es que cuando veo una película o una serie que se basa en un libro, me gusta que sea fiel, no quizás al 100% (puedo ser flexible en eso, incluso con ciertos cambios), pero si que se note de donde viene el material. En este caso es tan cercano al libro, que incluso hay escenas que parecen calcadas de la novela, palabra por palabra. Y si, es igual de exagerada y estrambótica, y me encanta.

¿Es surrealista o simplemente ridícula?

Es una serie un poco complicada, podríamos decir, y soy consciente de que no va a gustar a todo el mundo, porque sí, es surrealista como ella sola, y sí, también, es bastante ridícula en su puesta en escena, en la manera de tratar las cosas y con un humor muy, pero que muy británico, del que soy fan hasta la medula. Hay que saber meterse en la trama, seguirla el juego y, por supuesto, ser participe de todo lo que ocurre en pantalla. También os digo que, si no le cogéis el truco desde el primer capítulo, no lo vais a hacer después, porque el tono es el mismo durante los seis capítulos, y no va a cambiar.

Una buddy movie en toda regla

Y es en este género específico sobre el que se sustenta toda la trama de ‘Good Omens’. Gaiman y Pratchett construyeron una sólida y loca amistad entre dos personajes totalmente opuestos el uno del otro, condenados a entenderse hasta el fin de los tiempos (nunca mejor dicho), que tienen más en común de lo que ellos creen. Una relación de amistad que, si nos paremos a pensar y a captar todos los detalles que hay tras ella, podemos descubrir una relación mucho más intensa y cercana de lo que puede parecer en principio. Si, vale, no hay nada nuevo bajo el sol, y tampoco va a aportar nada nuevo a este subgénero, pero es aquí donde entra el humor especial que maneja, y lo que es más importante, el buen hacer de sus actores.

Una pareja con mucha química

Y es que nada en esta serie seria lo mismo, ni funcionaria tan bien, de no ser por la pareja protagonista, una de esas parejas que no sabíamos que necesitábamos, pero que cuando nos la han dado, no podemos vivir sin ellos; y no es exagerado. A día de hoy, y habiendo visto la serie unas cuantas veces, puedo decir, sin ningún tipo de miedo, que Michael Sheen y David Tennant han nacido para encarnar a Aziraphele y Crowley, respectivamente. Logran dotar de vida a sus personajes, darles una personalidad muy marcada, haciéndolos suyos y haciéndose querer, y mucho.

Conclusión

Como ya he dicho anteriormente, no es una serie para todos, porque no es ‘lógica’, podríamos decir, y se basa mucho en el humor absurdo, muy del palo de aquel humor que tenían los Monty Phyton, tan típico en ellos. Yo os recomiendo que le deis una oportunidad, y que, si la veis, vayáis con la mente abierta para encontraros con cualquier cosa, así es como funciona. Al fin y al cabo, yo lo veo como una revisión muy libre de ‘La Profecía’, ¿vosotros no?

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: